Sos tan joven como tu columna sea de flexible

Actualizado: 31 de mar de 2019

Hoy nos vamos a concentrar en nuestro eje, literalmente, la columna vertebral. Es que un mínimo desajuste en ella impacta en el resto del cuerpo, y viceversa. Por eso, te propongo abrir los ojos al impacto del yoga en esta parte del cuerpo tan delicada. Al final de todo, encontrás también unas asanas ideales para fortalecerla.

Si queremos seguir siendo jóvenes a medida que cumplimos años, la solución es mantenernos flexibles. Un cuerpo flexible sigue siendo joven, al igual que una mente flexible y curiosa, sigue aprendiendo y manteniendo la juventud.


Por qué es tan importante una columna vertebral saludable?

La columna vertebral es, de manera literal, el eje del cuerpo, la que impacta y se ve impactada por absolutamente todo lo que sucede en el resto. Si alguien tiene un problema en la mandíbula, por ejemplo, esto repercute en la columna. Una dolencia al caminar también impacta en la columna. Esta cadena de vértebras es flexible, capaz de absorber impactos y nos permite flexionarnos en todas las direcciones... pero también carga con tensiones y la sobreexigimos con peso. Por todo esto, su rol es fundamental a nivel físico.

Pero a otros niveles, la columna también cumple un rol importantísimo. ¿Escuchaste alguna vez cómo el autoestima o el ánimo se reflejan en la actitud postural? Una espalda encorvada se relaciona con cansancio, desánimo. Y, por el contrario, una espalda derecha, erguida, representa seguridad, fortaleza, voluntad. Las emociones se reflejan un montón en el cuerpo y la columna es una de las manifestaciones más visibles.


Cómo beneficia el yoga tu columna?

El yoga no impacta solo en el nivel mental ni solo en el espiritual ni solo en el físico, sino en todos al mismo tiempo. Por eso, los beneficios que tiene el yoga sobre tu columna vertebral son varios, y se dan en cada una de estas áreas.

A nivel físico, la práctica del yoga tiene como resultado una espalda más flexible, más fuerte, más ágil, más vitalizada. Esto significa menos contracturas, mejorar la postura en el día a día, alinear las vértebras y limpiar las tensiones. Las diferentes asanas del yoga intervienen para cumplir con cada uno de estos cometidos. Al final de la práctica, ya es notorio cómo sentís que “te aflojaste”, como que estás más ágil y con mayor vitalidad. 

A nivel mental, así como la mente influye en tu cuerpo, tu cuerpo también tiene incidencia en tu mente. Sensaciones de dolor, molestia e incomodidad te provocan malestar, te distraen de la capacidad de disfrutar plenamente el día. ¿Viste esos días en que el dolor de espalda te saca las ganas de todo? En general, cuanto más quieto estás, más empeora tu espalda, así que tratá de vencer esa molestia y moverte. Solo en casos súper severos o muy puntuales se recomienda quietud. De la misma forma, un día demasiado estresante a nivel mental termina incidiendo en el plano físico. Ahí es ideal el yoga para liberarte en AMBOS niveles a través de las asanas y la meditación.

A nivel espiritual, la columna no es solo el eje del cuerpo en lo físico, sino también el eje sobre el que se ubican los diferentes chakras. Por este motivo, un desajuste en tu columna repercute en otras partes de tu cuerpo y en tu bienestar en general, también a nivel espiritual. El cuerpo como sistema es un todo, y la plenitud solo es posible cuando en ese todo hay armonía. Al aliviar los dolores y aliviar la mente, el espíritu se libera.


Qué asanas favorecen el bienestar de tu columna?

Como vimos, el cuerpo es un todo, por eso las asanas influyen en la columna siempre, de forma más o menos directa. Igualmente, acá nos vamos a enfocar en las que inciden más directamente en la columna vertebral.

Bidalasana: Esta asana (popularmente conocida como lomo de gato) es muy usada en fisioterapia por sus beneficios para la espalda, ya que moviliza la columna por completo, quitándole la rigidez de la vida diaria. Consiste en ponerte en cuatro apoyos, con las manos debajo de los hombros y las rodillas apoyadas en línea con las caderas. Al inhalar, mirá al cielo y sacá cola estirando lo más posible tu columna, como haciendo una U. Al exhalar, hacé un arco con tu columna como haciéndote bolita, a la vez que escondés tu cabeza entre tus hombros, pegando lo más posible la pera al pecho.

Balasana: La postura del niño, que habitualmente usamos para descansar, logra estirar toda la espalda, fortalecer el nervio ciático y abrir las caderas. Para hacerla, sentate sobre los talones con los empeines apoyados, y bajá el pecho hacia el suelo, con los brazos lo más estirados posible hacia adelante. Para que el pecho baje más y aumentar el estiramiento, podés separar un poco tus rodillas.

Adho mukha svanasana: El perro boca abajo es una de las más completas asanas y es perfecta para aliviar la tensión en la columna, es capaz de alinear las vértebras y reducir el dolor. Para hacerla, colocate en cuatro apoyos, empujando el suelo con manos y pies que, idealmente, deben estar completamente apoyados en el suelo. Las piernas se tienen que mantener bien estiradas, la espalda bien recta, con la cabeza entre los hombros, acercando la pera al pecho para un mayor estiramiento.

Ardha matsyendrasana: Esta media torsión, que estira la espina dorsal y los hombros, es buenísima para los dolores lumbares y la ciática, además de que dota de flexibilidad a toda la columna. Empezá sentado con las piernas estiradas y la espalda bien derecha. Doblá la rodilla y la traés hacia el pecho, apoyando la planta, y girá el torso para ese mismo lado, mirando para atrás por sobre el hombro. Las manos tienen varias posiciones, podés apoyarlas en el pisoo entrelazarlas por detrás de tu espalda, por ejemplo. Después, volvés esa pierna al suelo y repetís con la otra pierna, para hacer la torsión hacia ambos lados.


“El yoga es la fuente de la juventud, eres tan joven como tu columna vertebral sea de flexible.”

Después de leer todo esto, ¿no te dan ganas de saltar al mat a ponerlo en práctica? Donde sea que estés leyendo esto, si ahora mismo no podés practicar, hacele un bien a tu columna corrigiendo tu postura. Si tenés algún dolor, alguna tensión, apenas puedas hacé algunas de éstas ásanas y sentí cómo tu cuerpo, tu mente y tu espíritu se liberan y alivianan.

10 vistas
logo-ticky-01.jpg
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Copyright © 2019, Ticky Yoga. All rights reserved.

Rivera 6488, Mdeo.

+598 98 112 290