Los 8 pasos del yoga

Actualizado: 31 de mar de 2019

Hoy me gustaría compartirte un tema súper interesante, con el que está bueno que te familiarices para profundizar más en el yoga y en sus objetivos. Son los llamados 8 pasos del yoga que, para que lo entiendas, imaginate que son como una serie de mandamientos, que no apuntan a ser imposiciones morales sino más bien recomendaciones para que tu vida se vuelva más liviana y dichosa día a día.

¡Como siempre decimos, el Yoga es MUCHO más que posturas, te invito a descubrirlos en esta nota! 


YAMA

Se enfoca en el vínculo con otras personas, animales y objetos. En el día a día se pone en práctica a través de la armonía con todos los seres, priorizando la no violencia, la honestidad, la no lujuria y, respecto a las cosas materiales, el desapego, a través de la búsqueda de una vida simple. Por ejemplo, el celular está bueno porque te acerca a otras personas, te permite comunicarte, pero no debería ser tu todo por su valor en sí mismo.


NIYAMA

Este paso apunta al vínculo, pero con uno mismo. Surge como resultado del primer paso, que nos lleva a un estado más puro. Se construye también a través de la satisfacción que surge de disfrutar el momento presente. La austeridad aplicada a la relación con uno mismo implica no gastar energía en lo que no suma, sino volcarla a lo que sí nos eleva. Por último, se incrementa a través de la devoción al dios, independientemente de en cuál creas, así como por la lectura de las escrituras divinas.


ASANA

Esta palabrita ya te suena más conocida, ¿no? En los 8 pasos no se refiere a las posturas en sí mismas sino a la verdadera intención que se busca con estas, a través de la práctica del yoga: preparar el cuerpo para una meditación sin distracciones.


PRANAYAMA

El prana o energía vital está súper vinculado a la respiración. De hecho, cuando inspiramos la energía sube y cuando soltamos el aire, baja. Por esto los pranayamas buscan el control de la respiración, no como un fin sino para ser capaces de regular nuestra energía y controlar la mente.


PRATYAHARA

¿Vieron ese momento en que les digo que lleven la atención hacia adentro? ¿Ese momento en que nos olvidamos de todo lo que pasa alrededor? Ahí está en juego este paso, que consiste en “apagar“ los sentidos para ir hacia adentro. En nuestra vida podemos aplicarlo en cualquier lugar y momento, a medida que lo perfeccionamos, podemos encontrar silencio incluso en los entornos más caóticos.


DHARANA

Apunta a la concentración en una sola cosa, sin que la mente se disperse. En qué es mejor enfocarse puede variar un montón para cada persona, yendo desde la observación de las llamas del fuego en una estufa hasta mantras, un paisaje, las olas o un mandala. Podés probar hasta dar con el que más te resulte a vos.


DHYANA

Es el estado que sigue al paso anterior: de la meditación a través de observar algo se pasa a un estado meditativo sin un foco en concreto. Como digo siempre, no se trata de poner la mente en blanco, sino de mantenerte enfocado sin hacer esfuerzo alguno. Para la vida cotidiana, el ideal es desarrollar la capacidad de mantenerte en este estado, sin perturbaciones, a cada momento, pase lo que pase.


SAMADHI

Es el último paso del yoga, el estado de conciencia plena, en el que la mente deja de fluctuar y descansa en la felicidad de la manifestación del alma en su estado más puro. Para aplicar este paso en la vida diaria, hay que profundizar en los 7 anteriores y algo que es muy importante: ¡cada esfuerzo cuenta! Ya sea un ratito de meditación al levantarte o antes de dormir, ir a tu práctica de yoga en un día lluvioso, un gesto de bondad hacia otro ser... ¡absolutamente todo suma!


Ahora que los conocés está bueno que te preguntes: ¿cuáles de estos pasos ya aplicás en tu vida? ¿En cuál te sentís más flojo o floja? No te frustres, es un proceso, hasta el punto en que con la constancia se te va a hacer súper natural seguirlos. Y, sobre todo, ¡vale la pena!  

No hay límites, ellos solo existen en nuestra mente.

Y una vez que empezamos a profundizar en nuestra práctica de Yoga todos estos pasos se empiezan a acentuar de forma muy natural en nuestras vidas, sin esfuerzos ni presiones.

Y de repente te encontás con la mejor versión de vos mismo/a.

Por eso siempre digo que el Yoga cambió mi vida, y sé que es un cambio de ida, sin vueltas.

Me encantaría, si lo sienten y les surge que me respondan este mail contándome si algo de todo esto resonó en sus corazones y si sienten que el yoga contribuyó en algo más que en el plano físico.



29 vistas
logo-ticky-01.jpg
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Copyright © 2019, Ticky Yoga. All rights reserved.

Rivera 6488, Mdeo.

+598 98 112 290