HolaSoy Ticky!

Al igual que a muchas personas, el Yoga me cambió la vida y la forma de ver y relacionarme con el mundo. Luego de muchos años de búsqueda, caminos y experiencias que me conectaron conmigo misma descubrí que mi misión era ayuda a las personasa conectar 

con ellos mismos. Mi camino por el Yoga empezó cuando tenía 20 años. En ese entonces iba a todas las clases de yoga, talleres y retiros que había. Siempre tuve mucha curiosidad y ganas de conocer y aprender mucho sobre el Yoga y todo lo que encierra.

En ese momento de mi vida entré en una crisis muy profunda en la universidad y me recomendaron hacer yoga y meditar para encontrar la armonía.

 

Estudie comunicación corporativa y siempre me apasionó el mundo de la comunicación. Pero en un momento de la carrera me comencé a preguntar si eso era lo que realmente quería para mi vida. Me esperaba una larga y extensa vida corporativa por delante. Ya había trabajado en agencias de publicidad y medios de comunicación hasta que finalmente me establecí en una empresa donde estuve casi 3 años a cargo del área de marketing y comercial.

Durante años intenté y puse todo de mí para conectar y lograr convivir en mis dos mundos:

el mundo corporativo y el espiritual.

 

Todo iba bien hasta ese día que reconocí que me había vuelto un títere de la sociedad: trabajaba para pagar cuentas y en los ratos libres lo único que quería hacer era descansar.

El fin social de esa empresa me encantaba: acercar salud a las empresas. A través de planes saludables, alimentos saludables y talleres lograba canalizar mi necesidad de aportarle algo al mundo. Luego de varios años, empecé a escuchar una voz interna que me decía que ese no era mi lugar y que debía moverme, algo que me costó mucho tiempo hacer, por miedos y dudas, pero que mi Dharma (el tipo de vida que quería vivir y mi porqué) ya me lo estaba haciendo sentir. 

A mis 26 años mi lista de deseos era: tener tiempo libre para hacer lo que realmente amaba. Me di cuenta que algo no estaba bien. Que estaba perdiendo los mejores años de mi vida en una vorágine de trabajo, demandas y responsabilidades que no me permitía alcanzar ese estado de armonía que tanto deseaba y que además llevaba la vida de alguien de 50 años y no de 26.

 

Al poco tiempo logré cumplir uno de los sueños más importantes de mi vida: irme a India a formarme como profesora. (Algo que me costó muchísimo pero luego de tanto trabajo y esfuerzo lo logré). 

Y así fue como en el 2017 llegué a un rincón de la India, sobre los Himalayas a formarme como profesora en Hatha

Yoga con Surinder Singh, uno de los más reconocidos yoguis y maestros de la India. Fue una verdadera bendición llegar a él y aprender a través de su experiencia. 

 

Al siguiente año hice otra formación en Vinyasa Yoga en Costa Rica, con una maestra llena de luz y conocimiento Nancy Goodfellow.

 

Otro maestro que guía mi vida es Sri Sri Ravi Shankar, una persona que logró llevarme de la oscuridad a la luz. Ese es el verdadero significado de Guru (quien lleva de la oscuridad a la luz). Gracias a él conocí mi verdadero potencial, conocimiento y sabiduría interior, el cual vive en mí y comparto a cada momento en mis clases. 

Tuve mucha suerte de aprender de grandes yoguis, gurus y maestros que me fueron aportando herramientas, vivencias y conocimiento para hoy en día compartirlo con mis alumnos. Mis clases son un mix entre diferentes estilos: Hatha, Vinyasa, Yin, Power Yoga.

 

Este año 2019 estoy comenzando una nueva formación en Ashtanga Yoga. Porque siento que formarme es el único camino posible para cada día poder dar lo mejor de mí a cada persona que viene a mis clases, y sobre todo dármelo a mí misma.

Hoy en día tengo mi estudio de Yoga en Carrasco donde comparto clases semanales, talleres y además organizo retiros y viajes por India y Costa Rica. Dos lugares increíbles con una energía única que realmente siento compartir.

Lo que más agradezco de mi vida es poder dedicarme y compartir mi pasión por el yoga y sobre todo por la transformación personal con cada  persona que se acerca a mis actividades.

Y desde un lugar muy sincero siento que ayudo a muchas personas a re-conectarse y sobre todo a transformarse. Cada clase que comparto es una nueva oportunidad para sanar, transformar y dejar ir todo lo que ya no queremos cargar en nuestra vida. Es desde este lugar que planteo cada cosa que hago. Siempre buscando una intención que nos ayude a elevarnos y alcanzar la propia luz interior. Mis clases, viajes o retiros están abiertos para cualquier persona que sienta conectar con su corazón, sin importar si es la primera vez que hacen Yoga o si son ya yoguis expertos. Todos son bienvenidos y hay lugar para todos! 

El 90% de mis alumnos nunca habían practicado yoga antes y hoy en día ya son unos cracks, y no solo eso sino que aplican el yoga en su vida, fuera del mat, donde se encuentra el verdadero Yoga. Con mucha felicidad te espero para compartir este viaje yogui contigo. 

Namaste,Ticky

logo-ticky-01.jpg
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Copyright © 2019, Ticky Yoga. All rights reserved.

Rivera 6488, Mdeo.

+598 98 112 290

CLASES CON SURINDER